• 52 722 2462370
  • ruben.guzman@rberny.com
  • Toluca, Estado de México
Desarrollo Personal
Desarrolla la formación personal y profesional

Desarrolla la formación personal y profesional

De forma general pienso que las competencias son capacidades que están sujetas a un proceso continuo de desarrollo y perfeccionamiento cuyo resultado es la construcción de habilidades o destrezas.

Considero que en las competencias se integran y se relacionan conocimientos, habilidades, destrezas, pensamientos, carácter y valores en las diferentes interacciones que tenemos los seres humanos, desde que somos niños contamos con algunas competencias que nos permiten resolver problemáticas o ser buenos en algo.

En el caso del ámbito laboral, las competencias son aquellos atributos que permiten a los individuos establecer estrategias cognitivas y de resolución en relación con los problemas y situaciones que se les presentan en el ejercicio de sus roles, además se movilizan y se orientan para resolver situaciones reales de carácter social, comunitario y personal.

Busca la excelencia, no es suficiente ser bueno en algo.

Rberny

Por ello el desarrollo de la formación profesional, inicia en nuestros hogares, en nuestros primeros ambientes, donde adquirimos valores, modales, pensamientos, que nos llevan a asimilar que un día trabajaremos, que estaremos relacionándonos con personas, que nos mandaran y que daremos indicaciones, la inteligencia emocional que forjemos es la que nos permitirá desarrollarnos laboralmente, en cuanto a la formación académica para ejercer una profesión nos provee los conocimientos necesarios para ejecutar nuestro rol, sin embargo el conocimiento adquirido antes como la educación, organización, buenos hábitos, respeto, son los que aplicaremos conforme avancemos en nuestra formación profesional en cualquier campo.

Las profesiones están más orientadas a transformar la realidad que a conocerla, claro con un sentido filosófico, ya que se encuentran  impregnadas de una visión pragmática enfocada al logro de resultados, estas se desarrollan partiendo de la experiencia que se va generando en el proceso evolutivo de la sociedad y la economía de cada individuo, sin embargo, debido a la necesidad de dar a los profesionales una formación más integral en conocimientos, desarrollo de capacidades y de habilidades, así como educación en valores, una vez terminada la educación básica, entonces estamos aptos para ingresar a las universidades con una variedad de carreras en el nivel licenciatura y de posgrado con la intención de dar una respuesta eficiente a la demanda del mercado laboral actual y futuro, para proveer personal cada vez más capacitado para prestar  sus servicios en organizaciones tanto del sector público como del privado y de la sociedad en general.

Si partimos de los conceptos anteriores y nos constituimos en el marco del campo en el mercado laboral, entonces la formación profesional en general, se convierte en madurez profesional, la cual es una parte importante de la educación integral de los individuos para que se logre transmitir un sentido de búsqueda del bien personal, por supuesto en primera instancia y a la par, en la trascendencia en el ejercicio profesional, de esta manera la formación profesional debe ser concebida como una secuencia continua a lo largo de todo el ciclo vital de los individuos, cabe destacar que dentro de la formación profesional quedan incluidas la formación profesional de base, la formación profesional específica y la formación profesional continua, es pertinente que sea incluido el manejo de valores y en especial el aspecto ético, lo cual posteriormente permitirá permear un sentido de búsqueda del bien, pero no solamente individual, sino también del bien común, infundiendo el concepto de compromiso con la sociedad.

¿Qué importancia tiene el desarrollo de las competencias en la formación profesional?

La finalidad de la formación para el empleo, es dotar a la persona de los conocimientos necesarios para trabajar en una profesión concreta, a menudo, se realiza con la intención de mejorar la cualificación profesional de los trabajadores en activo y en otras ocasiones prepara un estudiante para un futuro laboral.

Los puestos de trabajo y sus funciones también han experimentado significativas transformaciones en los últimos años, para desempeñar una ocupación, ya no basta con adquirir los conocimientos técnicos y teóricos, también es necesario tener una serie de conocimientos transversales, destrezas y aptitudes que puedan aplicarse a otros empleos y empresas, que permitan resolver los problemas profesionales de forma autónoma y flexible, me refiero a las competencias laborales, estas son importantes, como las habilidades interpersonales y trabajo en equipo, aunque, para los empleadores también es fundamental la habilidad de adaptación a nuevas situaciones, se puede dar prioridad a competencias como el aprendizaje permanente, la identificación y resolución de problemas y la toma de decisiones.

¿Cuál es el perfil profesional que buscan las organizaciones de hoy?

Profesionales con mucha iniciativa y capacidad de autogestión, trabajo en equipo y planificación, deben ser personas proactivas, comunicativas, con energía y disposición para propiciar buenos ambientes de trabajo, así como flexibilidad para adecuarse a diferentes contextos y enfrentar la resolución de problemas, cualquiera sea su índole, prefieren empleados estables emocionalmente y capaces de desempeñarse en grupo, independientemente de la disciplina en la que cada uno se especialice, las empresas cada vez tienen mayor interés en conformar equipos con un mayor valor agregado, ya no solo están considerando los conocimientos técnicos, ni la cantidad de títulos o diplomas de especialización abultados en el currículum.
Considero que la nueva tendencia incluye contratar personas, con todas las habilidades y destrezas necesarias para el cargo, pero estos últimos años se ha convertido en prioridad que los postulantes tengan desarrolladas habilidades sociales e incluso, participar en causas humanitarias.

“Estamos evolucionando en la selección del personal de TI, si antes primaban los títulos y la universidad en la que había estudiado, es decir los datos duros del postulante que están en el currículum, lo que hoy marca la diferencia son estas habilidades sociales, ver por ejemplo si tiene versatilidad, flexibilidad, adaptación, y sobre todo la asertividad comunicacional e inteligencia emocional”, Cristina Lobo, consultora en recursos humanos de la empresa Randstad.

Ahora, aclaremos algo: las aptitudes que busca una empresa de una persona y los perfiles profesionales de los empleados, que las compañías necesitan son dos requerimientos diferentes, por ejemplo: si una empresa requiere un analista de datos, por más que su aptitud más destacada sea ser social y afable, no lo van a contratar si no sabe buscar y analizar  información, en resumidas cuentas, tu perfil no será el más adecuado.

Las empresas inteligentes que tienen bien definidos la misión, visión y objetivos del negocio, hacen hincapié en los valores de una persona y el aporte de estos a la organización, para ellos todo el mundo tiene su espacio y la conversación, a la hora de hablar de perfiles, debe estar enfocada desde los valores, para ellos se necesita respeto, humildad, compromiso, coherencia, responsabilidad, hay mucha escasez de ello, incluso, cualidades como la autoconfianza, la creatividad, la empatía, la iniciativa y la flexibilidad para adaptarse al cambio son otros factores que buscan las empresas; sin embargo, a primera vista, son difíciles de identificar.

“Cada ser humano es su propia obra maestra”. Henry David Thoreau.

Saludos

Firma2020Rberny

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

EnglishFrançaisDeutschEspañol
A %d blogueros les gusta esto: