• 52 722 2462370
  • ruben.guzman@rberny.com
  • Toluca, Estado de México
Desarrollo Personal
Una Buena Mentalidad Crea Oportunidades

Una Buena Mentalidad Crea Oportunidades

Rberny 2021 Mentalidad de Crecimiento

¿Te has preguntado cómo las personas exitosas han llegado hasta donde están ahora?

En la actualidad podemos encontrar mucha información de cómo llegar a ser exitosos, todas son buenas, no obstante, no todas se aplican, sin embargo, siempre dejan algo bueno o pueden hundirte más en una avalancha de dudas, de igual manera se encuentra la información sobre liderazgo, ¿Por qué sucede esto?, bueno por la sencilla razón no son de efecto inmediato y los resultados se darán bien o mal sigas lo que te enseñan, a este respecto quiero decirte que: todo depende de ti y como lo aproveches, si quieres desarrollar una buena mentalidad y que esta te permita crecimiento y que te impulse a prosperar, alcanzar metas y lograr mejores resultados en las áreas más importantes para ti, es esencial que adoptes una visión optimista y aprendas a crear oportunidades.

En ocasiones las oportunidades vienen solas, quizás como resultado de trabajado en el pasado, o porque tienes suerte, pero la mejor forma de incrementar la probabilidad de dar con oportunidades interesantes es asumir el control y crearlas tú.

Entendemos el concepto ¿Verdad?, bueno, imagina que quieres progresar profesionalmente y quieres dar el siguiente paso, pero no sabes muy bien por dónde empezar:

  • ¿Crees que lo mejor es confiar en la táctica de esperar a que alguien descubra tu potencial y te ayude a ascender?
  • ¿Preferirías sentir que controlas tu destino?

Descubre lo que necesitas para llegar al siguiente paso y planifica cómo hacerlo realidad, aquí nadie te tomara de la mano y te llevara a donde tú quieres, porque no funciona así y si sucede es un fracaso, por que no lo lograste tú, recomiendo que tener mucha fe en uno mismo fomenta la seguridad, lo que, a su vez, aumenta la probabilidad de alcanzar los objetivos.

No es complicado, te comento que Henry Ford tenía razón cuando afirmaba:

“Si crees que puedes, o que no puedes, tienes razón”

Cuando hablo de optimismo, no me refiero a una esperanza ciega, la manera más eficaz de conseguir el éxito, alcanzar objetivos, y desarrollar tus habilidades y mentalidad es tener una visión optimista y realista, por favor sé realista.

Esto quiere decir que te expandas, que creas en tu capacidad de crecer y lograr más, pero aplicando un criterio planificado y sistemático para conseguirlo, sin pensar que las cosas te caerán del cielo.

Si confías, entiendes la capacidad de aprender habilidades y adquirir conocimiento, y puedes asumir el control de tu progreso, tanto personal como profesional, entonces, estás trabajando con una mentalidad de crecimiento, recuerda nadie nace sabiendo todo y tampoco todos son buenos en todo, es cierto, no hay nadie así, por que todos nos dividimos en nuestra mentalidad, en lo que queremos y en cuanto deseamos conseguir nuestros objetivos, esta es nuestra singularidad.

En todo momento debes mostrarte abierto a nuevas oportunidades es el primer paso del camino, y el siguiente es crear esas oportunidades, te recomiendo que, para conseguirlo, realices este ejercicio sencillo:

Primero

Reflexiona sobre qué quieres alcanzar, de acuerdo a tu visión de las cosas.

Segundo

Dile a tú yo interno tu misión ¿Por qué es importante que consigas eso? ¿Qué supondrá para ti?, te ayudará mucho vincularte de verdad con la misión, ya que te ayudará a seguir adelante, aunque el terreno sea lleno de piedras.

Tercero

Establece metas claras que te ayuden a alcanzar la visión, recuerda comprueba que las metas contribuyan a la expansión y al crecimiento, sean factibles con concentración y esfuerzo, aunque alucines, si tú crees en ello lo lograras.

Cuarto

Realiza tu proceso y descríbete cómo harás que cada meta se vuelva realidad, busca recursos ¿Qué necesitas aprender? ¿Qué habilidades tienes que desarrollar? ¿Con quién tienes que hablar para que te ayude?

Quinto

Medir tus avances o el logro de metas, debes tener claro cuando has llegado a tu meta o ¿cómo vas a medir el éxito? por ello descríbete cómo sabrás cuándo alcanzas las metas, para ello se utiliza la visión que será tu guía y la misión tu optimismo, ten presente que las metas, las tácticas y los indicadores son tu forma de crear las oportunidades para ti.

El mito del liderazgo

Puede que hayas oído hablar sobre el mito del liderazgo que afirma que los líderes nacen, no se hacen, considero esta afirmación quiere decir que o bien tienes la capacidad natural de ser líder, o no, idea bastante discriminatoria y sé que es evidente que esta forma de pensar contradice una mentalidad de crecimiento, y en realidad, actualmente hay estudios han refutado esta idea por completo, no entremos en controversias, así que les diré que todo depende de tu mentalidad y de cuanto es tu deseo de lograr las cosas.

Puede que a algunas personas les resulte más fácil pasar a ocupar una función directiva, pero todos tenemos la capacidad de desarrollar habilidades de liderazgo, aun cuando para ser un buen líder, necesitas ciertas habilidades clave, en las que debes trabajar y en mi experiencia sé que es mucho más probable que la más importante sea dirigir con una mentalidad de crecimiento en lugar de una fija.

¿Y qué significa en la práctica cultivar una mentalidad de crecimiento como líder?

Nuevamente no necesitas nacer siendo así, no obstante, debemos seguir algunos principios

Procurar recompensar y fomentar el aprendizaje mediante el ensayo y error, porque te digo esto, bueno al dirigir proyectos, equipos y procesos, no siempre empezarás con la mejor solución, así que es importante hacer pruebas controladas, observar los riesgos y tengan éxito o no, reconoce al equipo su esfuerzo, sobre todo si ofrecen información que puede ayudar a que el negocio progrese.

Necesariamente debes aprender a crecer en tu función de líder, ten presente que cuando pase el tiempo, descubrirás qué tipo de líder eres y qué tipo de líder quieres llegar a ser, hay que ser honestos, nadie se despierta una mañana ya convertido en jefe, con todas las habilidades, la visión y las capacidades que necesita, a menos que lo heredes o por cualquier otra vía lo consigas, por supuesto sin tu esfuerzo.

Atesora tu mentalidad de crecimiento, seguirás aprendiendo y creciendo como líder, sé constante, muy constante y verás que esta es una forma modesta y positiva de tener éxito al dirigir.

Te aconsejo que aprendas del día a día y no esperes a tener todas las respuestas, puede ser desventajoso, si esperas hasta que tengas completamente claro todo, porque nunca estarás listo, siempre abra cosas nuevas, lo que debes hacer para sentirte capaz de dirigir empleados y proyectos.

Cuando sea prudente, pide opinión a los demás, si quieres mejorar en todo, necesitarás comentarios de otras personas, descubre y analiza qué piensan de ti, qué haces bien y dónde podrías mejorar como jefe.

Sé flexible y versátil con tu criterio, para lo cual debes sentirte cómodo al cambiar de opinión y pautas para conseguir resultados, te recomiendo que no siempre tendrás las respuestas y que debes estar abierto a nuevas ideas y opiniones para cambiar la estrategia que elegiste y esto influirá de manera positiva en la opinión que el equipo tiene de ti, por supuesto también los animará a saber que pueden ayudarte a darle forma a la estrategia.

“Los líderes se hacen, no nacen y no necesitas ser un líder por naturaleza, solo debes aplicar los principios que te ayudarán a crecer y dirigir con una mentalidad de crecimiento”

Adopta una mentalidad versátil

El concepto es abordar los problemas y los pasos que das para conseguir tus objetivos, sin embargo, una actitud flexible te ayuda a matizar tu perspectiva y a concebir los problemas como oportunidades y las equivocaciones como pasos esenciales del aprendizaje, la flexibilidad y la capacidad de adaptación son importantes para estimular la creatividad personal y la innovación, atributos esenciales de la mentalidad de crecimiento.

¿Qué necesitas para crear un estilo de pensamiento flexible?

Aceptación, significa aceptar los acontecimientos del pasado que no salieron bien y reconocer que quizás hayas cometido errores.

Establece metas claras, pero no seas tan estricto con la forma de llegar a ellas, recuerda, cuando desarrollas una mentalidad de crecimiento, es importante trabajar hacia los objetivos, no obstante, también es indispensable saber que existen muchas formas de alcanzar una meta, de esta forma, te darás cuenta de que quizás el camino desde donde estás hasta donde quieres ir no sea recto, muchos piensan que la ruta más fácil para llegar a algún lugar es en línea recta, pero no contemplan que implica ir en línea recta.

Aun cuando cambies el curso y las tácticas más de una vez, podrás alcanzar el destino que tienes en mente, sin embargo, para esto también hay un límite no escrito, no puedes traer de un lado a otro al equipo, por que dejaran de creer en tu visión y cuestionaran tu misión.

Por ello acostúmbrate a cambiar de perspectiva, ganar destreza en analizar las situaciones, acontecimientos y problemas desde distintos puntos de vista te ayuda a aprender de las dificultades, esto a mi parecer es muy importante, valora las distintas maneras de hacer las cosas que quizás están fuera de tu zona de confort, ¡UPS, dolió verdad!

Aprende a compaginar las exigencias, las necesidades, los deseos y las demandas de la vida que se contradicen, es común, que centremos toda la energía en un proyecto importante del trabajo, otras, en lo familiar y en cuestiones de la vida, quizás tienes que involucrarte en proyectos que aumentan tu energía, y puede que otras veces te haga bien trabajar en un entorno tranquilo, pues bien, con lo anterior, quiero instarte a que adoptes una actitud flexible lo antes posible, define de una a tres metas importantes en las que trabajar durante el próximo mes, enseguida, traza un plan que indique cómo vas a conseguirlas, describe tus tácticas: cómo vas a alcanzar las metas y los indicadores clave, es decir, cómo vas a determinar si te fue bien.

Por ejemplo:

Es posible que uno de tus objetivos puede ser dirigir un proyecto interesante para crecer, aprender nuevas habilidades y adquirir experiencia para progresar profesionalmente, entonces, las tácticas podrían ser proponer o identificar un proyecto en el que trabajar, o quizás ya tengas uno asignado, establecer un equipo de proyecto, crear un plan de proyecto o conseguir patrocinio para tu propósito.

Te recomiendo mucho, ser muy ordenada (o) y disciplinada (o), sobre todo al establecer los indicadores o parámetros de rendimiento que dependerán de tu táctica, considera que establecer un plan de proyecto consiste en crear un plan completo que defina la estrategia, las funciones y responsabilidades, las fechas de entrega, la distribución de recursos y las responsabilidades.

Evalúa el progreso y valora si tu pensamiento es lo suficientemente flexible:

  • ¿Te adaptaste a la hora de cumplir tus metas?
  • ¿Tienes que cambiar de método?
  • ¿Los puntos de vista de otras personas te ayudaron a interpretar la situación de otra manera, quizás a cambiar de opinión o planteamiento?
  • ¿Conciliaste las exigencias de varias áreas de la vida para conseguir la meta?

“Piensa, en qué salió bien”

El último paso es: reflexionar sobre cómo podrías potenciar lo que ya funciona, exacto, ese es el objetivo de la mentalidad de crecimiento, aprender de las ideas aplicadas y extraer conclusiones de la experiencia para ayudarte a mejorar tu rendimiento en el futuro.

Fortalece tu mentalidad

Curiosamente, nuestra mentalidad no es tan fija como parece, así como puedes cambiar de opinión con el tiempo, tu manera de pensar, sentir y reaccionar también cambia, evolucionas, por lo tanto, si quieres crear una mentalidad de crecimiento.

Esto quiere decir que necesitas comprometerte a crear una mentalidad de crecimiento y luego a mantenerla a largo plazo, en su mayor parte, tus creencias mandan sobre tu actitud, crees que tienes la capacidad de aprender nuevas habilidades o que no las tienes, crees que puedes controlar cómo reaccionas ante ciertas situaciones o que no puedes.

Lo que creemos está tan arraigado que alterarlo exige tiempo, lo importante es entender, que, para crear una mentalidad de crecimiento, debes cambiar tu manera de pensar y procesar información, pero más importante aún, necesitas comprometerte a hacerlo a largo plazo.

No es algo que se solucione de un día para otro, es un proceso gradual y consistente que lleva tiempo, tómalo como una prioridad el seguirte desarrollando y valorar con frecuencia, si en las distintas áreas de tu vida estás adoptando una buena mentalidad.

Para identificar la mentalidad de crecimiento, piensa en cuándo has afrontado los problemas como experiencias de aprendizaje y cómo has aprovechado las oportunidades para desarrollar o perfeccionar habilidades o conocimiento, por otra parte, reconoce:

¿Dónde has tenido más dificultades?

Aquí es donde entra en juego la mentalidad fija, piensa en si te encontraste estancado en un área de tu vida, haciendo lo mismo una y otra vez y sin ver avances; cuándo sentiste que ya habías llegado al máximo de tu potencial o que ya no podías llegar más lejos con tus habilidades, entonces, por casualidad lees este artículo y dices “para qué lo leí, ahora quiero más cosas de las que pensaba que era capaz”

Considero prudente y en ocasiones hasta necesario, pedir opinión a otras personas sobre tu capacidad de adaptación ante los acontecimientos, es útil, si aprendes de las situaciones difíciles y si te ven con confianza a la hora de desarrollar tus capacidades, nutre el conocimiento de ti pidiendo opinión a personas que aprecies, para que sean lo más sinceras posible, como mencione, este tipo de ejercicio es bueno para determinar cómo te ven los demás, quizá piensas que no se te da bien adoptar una mentalidad de crecimiento, pero los demás no opinan lo mismo, o viceversa.

Esta parte es la que más se complica a todos, sin embargo, la constancia y determinación te ayudan a transitar libremente por ella, entonces debes comprometerte no solo a crear una mentalidad de crecimiento, sino a mantenerla en el tiempo, autoanalízate y evalúa de manera continua cómo va tu mentalidad y dónde puedes hacer ajustes, este es un proceso continuó del crecimiento.

Recuerda, siempre nos queda algo por aprender y por lograr.

  • ¿En qué punto está ahora tu mentalidad?
  • ¿Te acercas al extremo de la mentalidad fija o bien de la de crecimiento?
  • ¿Te encuentras entre las dos?
  • ¿Qué puedes hacer para crear y mantener una mentalidad de crecimiento?

Para los que ya son líderes, recuerden que se trata también de formar líderes, buenos líderes y si les inculcas una actitud de crecimiento mostraran más potencial los miembros de tu equipo, considero que esta es una parte tan importante del liderazgo, es sin duda, un ingrediente fundamental para alcanzar el máximo potencial, expandir la capacidad actual y crear equipos de alto rendimiento y es un impulsor para que la cultura de empresa valore y recompense el aprendizaje continuo.

Saludos

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

EnglishFrançaisDeutschEspañol
A %d blogueros les gusta esto: