Estrategia de TI

Es un Riesgo de TI, la Resistencia al Cambio

La innovación es el resultado de un proceso complejo e interactivo en el que intervienen tecnologías, recurso humano, formaciones profesionales, capacidades organizativas, diseños, y otros factores intangibles de la actividad empresarial, es el arte de transformar el conocimiento en riqueza y calidad de vida, de esta manera, dicha innovación aparece como una condición esencial para la expansión organizacional, de tal manera el cambio tecnológico viene a ser el impulso que está detrás de un crecimiento sostenido.

En contraposición, aparece la resistencia al cambio, que resulta ser de mayor impacto social que tecnológico, teniendo que ser combatidos los paradigmas de las personas que conforman el negocio, puesto que esto conlleva un cambio en su rutina laboral.

Difícilmente se pueden adelantar cambios en una organización o empresa si estos no están soportados por los valores, actitudes y conducta de su gente; por lo que resulta importante el compromiso a la hora de iniciarlos, quiero decir que en la medida en que el trabajador internaliza y se hace copartícipe de esos cambios se siente más protagonista de los procesos y no víctima de ellos.

En esta línea, la tecnología de la información, ha sido el elemento impulsor de cambios, el negocio en su planeación y logre insertarla exitosamente en sus patrones culturales, así como en sus estrategias de desarrollo, por lo tanto, será más competitiva y sus procesos más eficientes, no debemos pensar que es un proceso de una vez, ni tampoco que es otra moda o tecnología más, se debe tener en cuenta que otros pueden estar tomando la delantera, dejándonos fuera de la competencia, debemos considerar su adopción en forma oportuna por todos los miembros de la empresa, logrando de esa manera alcanzar la ventaja competitiva que nuestros productos o procesos requiere.

Por lo que, resulta interesante, estudiar y analizar las reacciones y respuestas del personal involucradas en la adopción de una determinada tecnología de información, planteando los aspectos, tanto positivos como negativos de la implementación, no únicamente desde el punto de vista del proceso, sino también de las personas involucradas en el mismo, siendo la diferencia generacional, el punto clave para facilitar dicha adaptación.

Es necesario establecer el impacto que tienen las innovaciones en las personas que forman parte del negocio, las reacciones involucradas en la adopción de una determinada tecnología, los cambios de paradigmas que involucran y la necesidad de la participación general de los miembros de la misma, por supuesto también la importancia de las tecnologías de información para la creación de ventajas competitivas en un mercado cada día más globalizado, tendremos como reflexión final que los cambios tecnológicos deben ser adoptados en conjunto con el personal y en concordancia con los intereses de la empresa, ya que de lo contrario se convierte en un riesgo en la implementación de tecnologías de la información, teniendo gastos adicionales, que no podremos evitar en una mala planeación de resistencia al cambio.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.