• 52 722 2462370
  • ruben.guzman@rberny.com
  • Toluca, Estado de México
Liderazgo
Surgimiento de la Figura del Líder Digital

Surgimiento de la Figura del Líder Digital

Para robustecer nuestra estrategia de transformación Digital, no olviden este principio, iniciamos con las personas, no con la tecnología.

Transformación digital

En mis artículos anteriores referentes a la transformación digital, les he comentado que las personas pudieran estar batallando con la tecnología y su implementación, no obstante en mi experiencia considero que el verdadero desafío es cómo cambiar la mentalidad de las personas, la cultura de la empresa y la forma en que la gente piensa y hace las cosas para estar en posibilidades de inducir un cambio tecnológico con éxito y con ello les confirmo que es un cambio mucho más fundamental que simplemente adoptar tecnología.

En este sentido de ideas, les comparto algunas preguntas que me han hecho llegar:

  • ¿Qué es lo que se necesita para crear una empresa digital?
  • ¿En qué áreas se puede reinventar el trabajo?
  • ¿Cómo integrar la automatización?
  • ¿No sé si debería de captar una fuerza laboral de talento especial?
  • No puedo separar la experiencia de mis usuarios de estar en lugares de trabajo físicos a estar trabajando remotamente.

Por supuesto que se requiere de un análisis más profundo de lo que rodean a las anteriores preguntas y aseveraciones, lo cual incluye también sumergirse en los procesos y objetivos de negocio de las empresas de quienes me proporcionaron estas inquietudes, considero que es un análisis que debe realizarse de forma individual, ya que cada empresa es diferente en su modo de operar y de ser administrada.

De forma expedita, les recomiendo:

Por favor, quitemos de nuestra mente la suposición prevaleciente que para transformar digitalmente una empresa, es necesario adoptar las últimas tecnologías, aun cuando esto es parcialmente correcto, no considero que así se incluya todo lo que implica, es cuestión de concientización y visión del negocio, en el entendido que debe cambiar no es solo su tecnología, sino también cómo se organiza, opera y se comporta como organización, siempre he dicho que la transformación digital tiene que ver tanto con las personas y el cambio organizacional, así como en las tecnologías específicas que se utilizan.

Quiero comentarles algo que he visto, algunos de los especialistas del tema utilizan el término de la alfabetización tecnológica, en ninguno de mis proyectos de transformación Digital he utilizado esta descripción, considero que es está muy limitada y no aplica, con base en que todos, de alguna manera, ya sea por imitación, curiosidad o necesidad, hemos tenido la obligación de la comprensión de las capacidades de la tecnología y la hemos utilizado, por supuesto hay quienes saben más o son de fácil entendimiento y esto no quiere decir que los demás seamos analfabetas de la tecnología, se oye feo, ¿No creen?, me parece que se adaptan a que muchos de sus clientes no están tan preocupados por la tecnología, como por hacer que funcione para su gente, su  organización y por supuesto, sus clientes.

Cambiemos la perspectiva

Pues bien, al articular una estrategia digital y cultivar una mentalidad de crecimiento con una organización alineada a las necesidades del negocio, las organizaciones pueden empoderar a los empleados en todos los niveles para aprovechar la transformación digital con el fin de crear valor.

Para ello hago un fuerte énfasis en el liderazgo para impulsar el cambio organizacional, considero que la transformación digital puede comenzar en cualquier área: finanzas, una unidad de negocio, marketing por decir algunas, el cual se expande a través de cambios incrementales y con el tiempo podemos observar que comienza a crecer de forma natural.

La madurez empresarial en la transformación digital está sucediendo de diferentes maneras, tenemos por un lado a las empresas que pueden enfocarse internamente en ser más efectivas y eficientes, por otro lado, los que externamente utilizan la tecnología para estar más centradas en el cliente o las que pueden hacer ambas cosas, ¿Cuál es la tendencia?, he visto que eventualmente, todas las empresas se perfilan para hacer ambas cosas.

De esta manera, pienso que los avances tecnológicos se deben ver en general como una oportunidad, aun cuando algunas organizaciones subestiman los riesgos para su propio estado actual, entonces, en esta humilde percepción que les ofrezco podría servir como punto de partida para realizar evaluaciones internas críticas de la posición y estrategia digital de la organización, exponer que se trata de un proceso recursivo que incluye la identificación proactiva de los movimientos estratégicos exclusivos de cada organización.

Una parte de la madurez digital, es el talento

En mi experiencia he visto que desafortunadamente y de manera sintomática los problemas de talento son un riesgo significativo en la transformación digital, una tendencia es que la gran mayoría de las personas quiere trabajar para empresas maduras digitalmente, y por su parte las empresas maduras digitalmente atraen a los mejores talentos. Estas empresas son conscientes de este deseo y participan en el reclutamiento pasivo mediante la búsqueda de empleados con las habilidades deseadas a través de plataformas como LinkedIn, por ende, los candidatos necesitan cada vez más una presencia digital.

Este tipo de empresas que se encuentran detrás de la curva, reducen la salida de talento al crear oportunidades para que los empleados desarrollen habilidades digitales, bueno aquí me encontré con una característica muy favorable que propicia la tecnología, nos revela que los empleados tienen 15 veces menos probabilidades de querer dejar su organización cuando tienen la oportunidad de seguir desarrollando sus habilidades.

Como un consejo les comento que, tanto para los empleados como para los empleadores, es evidente que la madurez digital debe perseguirse en todas las partes de una empresa.

Liderazgo Digital

Rompiendo con lo tradicional, estoy consciente que muchos rasgos que siempre hemos asociado con los buenos líderes, como el compromiso, el enfoque, el discernimiento, el coraje, la iniciativa, la pasión, la capacidad para aprender, el servicio y la visión, no obstante, en la era digital, todos esos rasgos centrales todavía se aplican, pero algunos de ellos pasan a primer plano, como tener la capacidad de aprender para comprender las tendencias digitales.

Por lo que el liderazgo en un entorno digital también incluye habilidades únicas como la detección proactiva de las tendencias comerciales con tecnología y cómo guiar el negocio en respuesta a esas tendencias, así como la necesidad de una constante actualización digital y por supuesto, estar orientado al cambio en un entorno fluido y ser muy pragmático y adaptable.

Haber, a ver, ¿es algo nuevo o no?

Es correcto tener este tipo de inquietudes, veamos, en efecto es una nueva figura, por ejemplo, los líderes tradicionales a menudo lideran basándose en relaciones jerárquicas, con establecimiento de objetivos e informes tradicionales, sin embargo, en un entorno digital, el ritmo del cambio se está moviendo a un ritmo acelerado, más ágil y dinámico, donde podemos decir que la jerarquía es menos importante, en consecuencia de que los líderes se encuentran liderando muchos equipos y de igual manera,   proporcionan el equipamiento proactivamente a esos equipos con lo que necesitan y eliminando barreras y obstáculos, esto es:

Mirar hacia el futuro, estandarizar la información y ampliar la toma de decisiones.

Esto es algo que ya no se detiene, no es de sorprenderse que la constancia con la que esos niveles de madurez revelan los mismos desafíos y oportunidades de convertirse en digital, es cuando menos maduro eres, ten en cuenta que habrá más desafíos; cuanto más madura es una empresa digitalmente hablando, mayores son las oportunidades para la organización y los retos, los retos siempre estarán ahí para alcanzarlos e ir por más.

Una persona me comentaba:

Oye Rubén, yo no soy líder en la empresa, ¿Cómo puedo impactar en la transformación digital de mi empresa?

Le comenté, primero ya tienes lo más importante, el deseo de mejorar a tu empresa desde tu posición en la operación, he aquí lo mejor, ¡No solo los líderes pueden impulsar el cambio!, todos podemos fomentar una cultura digital, que a su vez impulse la transformación, en esta modernidad y cambio, ten la seguridad que cada empleado tiene un papel clave en la toma de decisiones, ya que trabajan en equipos y en redes de equipos.

Por lo que, en mi definición de liderazgo Digital, incluiré también a los mandos intermedios y otros que no se definen tradicionalmente como miembros de liderazgo, les recomiendo que, en esta era digital, pensemos en el liderazgo digital de manera diferente y comprendamos que se encuentra en la organización, es decir, en todos los niveles.

Desde mi perspectiva, puede ser un empleado regular, con el deseo del aprendizaje continuo, esto por sí solo es una habilidad clave necesaria, al igual que la apertura a nuevas ideas, pensar en los próximos pasos y ser proactivo, no tener miedo de intentar y fallar, claro siempre y cuando reconozca el fracaso y siga adelante con lo aprendido de ese fracaso incorporado ese conocimiento en la siguiente iteración de la transición, este tipo de líder, debe ser inteligente y mantenerse en movimiento, adoptando una mentalidad ágil, rápida y exitosa que exponga rápidamente a la organización y a las partes interesadas a la innovación digital.

La apertura que encuentro es que los humanos, no la tecnología, son los que dan forma a las cosas y se puede aplicar en cualquier lugar, independientemente de los cambios en nuestro entorno, los humanos son los que aprenden a adaptarse y liderar la carga, para ello se está trabajando para que la tecnología puede volverse más inteligente y estar más disponible, pero es el toque humano lo que realmente cambia el mundo.

En esta situación de constantes cambios, donde el mundo se vuelve cada vez más digital, los empresarios requieren continuar identificando ventajas competitivas, centrarse en los clientes, renovar las marcas y prepararse tecnológicamente para las situaciones inéditas que se presenten; considero que los se anticipen y se actualicen tendrán nuevas oportunidades de negocio.

Es muy común y recurrente que los ejecutivos conversen sobre cómo la transformación digital impactará las operaciones del negocio, esta incertidumbre no solo es normal, sino que muy necesaria, algunas empresas ya han comenzado y tienen diferentes ritmos en su implementación, algunas con los procesos que consideran resaltantes de cara al cliente, otros integrando los procesos y los más avanzados desarrollando nuevos modelos de negocio digitales, les recuerdo, que cada uno de estos casos se debe ubicar en el nivel de madurez digital alcanzado.

Recientemente se incluye en las tendencias de la transformación digital las consecuencias más visibles de la crisis desencadenada por el COVID-19, en mi opinión, se encuentra la aceleración de la transformación digital de las empresas, se observa en que estas han tenido que hacer cambios rápidos para adaptarse a las nuevas condiciones del mercado, lo que ha permitido romper con barreras y paradigmas de lo digital, por supuesto, al ritmo y posibilidades de cada una y con ello, implementar las soluciones que les permitan seguir llegando a sus clientes y mantenerse vigentes.

“En medio de esta difícil situación por el coronavirus y la cuarentena, las plataformas de comercio electrónico han contribuido a mantener el abastecimiento de los hogares y facilitando el cumplimiento de las medidas de distanciamiento social”

Es muy cierto que la transformación digital se posiciona en las agendas de todo el mundo y en planes de acción de las empresas, por ello les recomiendo que realicen análisis y evaluaciones de su modelo de negocio, identifiquen la visión digital de su organización, así como en la operación, como son los procesos, productos, servicios y con base en esto, midan las capacidades de su equipo de trabajo y su infraestructura tecnológica, de la misma forma, deben detectar y explorar las herramientas digitales accesibles a su negocio.

Afinemos estos conceptos:

  • Establecer la visión del negocio digitalmente.
  • Identificar los procesos y actividades susceptibles de transformación digital, analiza cómo se hace cada cosa, cada proceso y cada dato que surge de ello.
  • Definir planes de capacitación y promuévelos entre los colaboradores, teniendo en cuenta las nuevas herramientas y habilidades requeridas para el trabajo y la operación del negocio en entornos virtuales.
  • Documenta los procesos por medio de procedimientos, instructivos, protocolos, etc., recordando lo más importante: constrúyelos en equipo, para que los nuevos procesos y sus actividades sean incluidos de manera eficaz, les recomiendo que deben mantener coherencia con las expectativas y posibilidades de quienes los llevarán a la realidad.
  • Controla el desempeño de los indicadores, lleva esas mediciones a un sistema que permita evaluar el desempeño actual, comparar con históricos y tomar decisiones hoy y en el futuro.
  • Por ello es importante hacer frente a los nuevos entornos de negocio en la industria 4.0 a través de la transformación digital, se tienen que elaborar las estrategias necesarias para triunfar en la aventura de transformación digital, al definir una estrategia, cultura y arquitectura digital para tu organización.
  • Desde una la estrategia de transformación digital empresarial, puedo ver dos corrientes, la primera para optimizar las operaciones del negocio y la segunda para crear nuevos ingresos innovando digitalmente, que visto desde tecnologías de la Información es generar valor y ventajas competitivas con la implementación tecnológica, contribuir a través de toma de decisiones con base analítica de datos sobre el entorno digital, para aprovechar tendencias que faciliten la transformación y la alineación de la estrategia digital de la empresa.
  • Se requiere tomar decisiones estratégicas en la era digital para mejorar la propuesta de valor a los clientes, a través de administrar una agenda de transformación de eficiencia operativa y la agenda de transformación de innovación en un mercado hiper conectado.
  • “El COVID -19 ha modificado la manera de relacionarse entre las empresas con individuos, obligando a desarrollar una concepción estratégica que alinee los recursos presentes y futuros de la compañía al nuevo entorno digital”
  • Desarrolla tácticas digitales para dar respuesta inmediata a retos y oportunidades del entorno, como mencione, dichos retos y oportunidades en la era de la transformación digital, así como, la transición y adaptación a los nuevos modelos de negocio será palpables.
  • Recomiendo disponer a prueba tu modelo de negocios a través de la evolución empresarial y la transformación digital, enfocado en la experiencia del consumidor, redefinición de procesos organizacionales, cultura, liderazgo, modelos descriptivo, predictivo, prescriptivo.
  • Date la oportunidad de trazar la ruta hacia la madurez digital y alcanzarla mediante una estrategia sólida, llega al éxito en los modelos de trabajo futuros y conoce en donde se encuentra ubicada la fuerza de trabajo en cuanto a sus capacidades digitales.

De cualquier forma, que se mire, a medida que las organizaciones buscan su lugar en un entorno empresarial muy agitado, se requieren líderes fuertes, que no solo deben articular una visión alrededor de la cual las personas puedan unirse, sino también crear las condiciones que permitan la madurez digital, atraer al mejor talento y sacar lo mejor del talento que atraen.

Es importante saber qué tan digital somos hoy en día, qué tan digital debemos ser y cómo llegaremos ahí, por lo que es importante conocer las capacidades a las que se les debe dar prioridad en las tres fases de Responder, Recuperar y Prosperar.

Los rápidos cambios asociados con la disrupción digital pueden ser desorientadores, por lo que muchos de nosotros asumimos que el manual de liderazgo debe reescribirse por completo para la era digital.

  • ¿Será cierto?
  • ¿Puede ser que los niveles cada vez mayores de incertidumbre nos hacen descuidar lo esencial?
  • ¿Es posible que los desafíos de liderazgo del mundo digital sean más iguales que diferentes, pero estamos demasiado concentrados en lo que es diferente porque estamos muy alarmados por las amenazas a nuestra área de confort?

Comunicación Efectiva

Una buena comunicación se traducirá en un mayor compromiso por parte de todos en la empresa, para ello, hay que ser lo más honesto posible con el equipo, porque en tiempos de incertidumbre y confusión, debemos informar y explicar los problemas de manera directa y clara.

Por ejemplo:

Realizar videollamadas periódicas.

Utilizar herramientas facilitadoras como Teams, donde se pueda planificar las tareas y mostrar qué rol desempeña cada uno dentro del proyecto, ¿cuál es la tarea más prioritaria?, con qué tarea está cada miembro del equipo etc., todos estos datos ayudarán a los empleados a situarse dentro del nuevo escenario.

Características Líder Digital

El nuevo líder en la era digital se deja cuestionar, admite el error como forma de evolucionar y de crear el futuro, se sorprende del talento y de la creatividad del equipo, incluso llega a cuestionarse su papel rodeado de gente que es capaz de generar ideas brillantes por la noche y son capaces de llegar al día siguiente con la solución a un problema aparentemente sin solución la noche anterior.

Está quedando atrás el juicio en el tipo de personas que son líderes, por ejemplo, están las que aun cuando no tenían clara una visión y magnetizaban a su equipo, no claro que ya no es de esta forma, me refiero a ese tipo de líderes que coordina equipos multidisciplinares, con talentos diversos y a veces antagónicos.

Perfiles que en las organizaciones tradicionales han estado a veces enfrentados, por ejemplo: el equipo de marketing y los de inteligencia de negocio, ventas con desarrollo de producto, tecnología con la administración, sin duda, si lo piensas hay un par de departamentos así en tu empresa y seguro que encuentras algún eterno conflicto, de película, ¿Cómo es hoy en día?, pues, ahora todos forman parte del mismo equipo y cada uno aporta su brillantez.

El nuevo Liderazgo Digital es facilitador del talento del colectivo.

¿Es posible liderar un equipo de gente hambrienta, apasionada, curiosa, sin miedo el error, con capacidad para cuestionar, probar y aprender?

Quizá no sea posible si tu concepto de líder está basado en la vieja idea del líder que cuando se para, paraliza al equipo, para nada, el líder digital facilita que el talento fluya y crea el espacio necesario para que los diferentes perfiles contribuyan hacia una visión que es cambiante por definición.

Debe ser humano y cercano

Precisamente en este entorno cambiante, exige admitir el error como parte del guion.

Durante años he aprendido a contar con la situación personal del equipo como parte indispensable de la generación de valor, una de mis prácticas habituales en forma personal es realizar un auto análisis semanal, son un par de minutos de checkin personal, ¿Por qué?, porque  reconozco que, no es posible sacar lo mejor de nadie cuando una persona ha sufrido una situación importante es su vida, merece la pena saber cómo llegamos cada uno antes de pedir esfuerzos, recuerda, el primero que puede sentirse hundido algún día eres tú y no pasa nada, si has sabido respetar previamente la situación de tu equipo.

“El nuevo líder digital facilita que el talento fluya y crea el espacio necesario para que los diferentes perfiles contribuyan hacia una visión que es cambiante por definición.”

  • ¿Quién no se ha visto alguna vez en su vida preparando un documento para su jefe?
  • ¿Quién NO ha vuelto a recibir feedback alguno después de entregar el documento definitivo?

Perseverar y saber rectificar

No es posible avanzar cuando se desconoce el rumbo, es posible tener una visión cambiante y el propósito debe ser único, especial, por ello, estoy convencido de que es necesario perseverar en alcanzar una situación futura deseable y también es posible rectificar sobre el método, las formas o la planificación inicial.

Ser Intuitivo

Hoy en día todos admitimos la intuición como parte de los ingredientes en el proceso de decisión, de hecho, la intuición es una sana mezcla de experiencia y observación.

Curiosidad

Dado que no es posible en equipos multidisciplinares tener un nivel de profundidad en el conocimiento de todos y cada una de las disciplinas, lo único que queda es la curiosidad como catalizador, saber amasar la intuición y la curiosidad diaria como catalizador de resultados, creo que es la capacidad más necesaria cuando se lideran equipos digitales, de cualquier forma, la curiosidad y la pasión van de la mano a todas partes.

“Saber mezclar la intuición y la curiosidad diaria como catalizador de resultados, creo que es la capacidad más necesaria cuando se lideran equipos digitales.”

Saber Escuchar

Si has sido capaz de crear el espacio necesario para que ocurran las cosas, de facilitar la contribución de talento en aras de alcanzar una situación futura deseable, de admitir el error como ingrediente indispensable del proceso creativo, de cultivar la curiosidad como catalizador del cambio, prepárate para ser cuestionado continuamente, va incluido, cuando gestionas un equipo de gente extraordinaria, la diversidad de criterio es algo predecible, siempre se va a dar, por ejemplo, cuando un equipo cuestionando en bloque tu decisión, recuerda ese día porque cuando ocurra, cuando llegue ese día, sonríe porque acabas de facilitar el espacio que andabas buscando.

Mi postura es que, a diferencia del viejo liderazgo, el creador de clones a imagen y semejanza de sí mismo, el nuevo liderazgo es capaz de crear nuevos líderes a partir de la diversidad, seguro estoy de que es así, amigos míos.

Resumiendo

Es importante recordar que la transformación digital no es un proceso tecnológico, aunque la tecnología juega un papel importante en el proceso de transformación como habilitador, en mi concepto, las personas son el centro de la transformación digital, no obstante, son a la vez la principal causa de la resistencia al cambio, este es un factor importante a tener en cuenta al abordar un proyecto de transformación digital, que implica necesariamente el cambiar la mentalidad de los colaboradores, hacia un proceso en el cual se sientan cómodos experimentando con las ideas sobre nuevos productos y servicios digitales o en su caso, la restructuración de la cadena de valor actual para rediseñarla y prepararla para los nuevos retos digitales.

Recomiendo decidir qué cantidad de esfuerzo y recursos se va a destinar a la digitalización de la cadena de valor actual, versus el nivel de esfuerzo y desde luego los recursos destinados a la generación de nuevos productos y servicios digitalizados, para mí es importante el concepto que radica en la continuidad operativa del negocio, ya que enfocar todos los esfuerzos en una sola de estas aristas, puede resultar contraproducente, por ejemplo, la digitalización de la cadena de valor actual, dejaría un amplio margen a la competencia para captar los clientes de la organización que estén deseosos de nuevos productos y servicios diferenciadores y en el sentido opuesto, destinar todos los esfuerzos en la creación de nuevos productos o servicios puede comprometer a la organización en términos operacionales, al no contar con procesos optimizados que puedan soportar los nuevos productos y/o servicios.

La transformación digital es una realidad, y las organizaciones deben actuar de inmediato o enfrentan el riesgo de correr con el mismo destino que aquellas que no hicieron nada para adaptarse a los cambios que trajeron consigo las otras tres revoluciones industriales.

Si bien este es un camino que se empezó a reconocer hace más de 40 años, en la actualidad la altísima velocidad de los cambios tecnológicos, así como la aparición de nuevos competidores que ya son nativos digitales hace que el panorama de los negocios que no han iniciado este proceso sea desalentador.

Por supuesto, al tener que centrar la estrategia de transformación en las personas, es importante tomar medidas para aumentar el coeficiente intelectual digital de la organización, que no es más que establecer un proceso de cultura y cambio hacia adentro, de esta forma, la transformación digital se convertirá en un proceso basado en la atracción, ya que será su propia gente la que solicitará crear nuevas soluciones.

Sé que este no es un proceso sencillo para las organizaciones, en las condiciones económicas actuales y de igual manera no pareciera un buen momento para abordar este tipo de temas, no obstante, estoy convencido de que es el mejor momento para las organizaciones de abordar un proceso como el descrito, con el objetivo de optimizar los procesos internos de la organización y ofrecer productos y servicios diferenciadores, que puedan apoyar a mejorar la posición de la organización y crear herramientas que permitan diversificar los ingresos y contribuir con el producto interno bruto del país.

“No se trata solo de la tecnología, se trata de volverse más digitales en los lugares correctos y de la manera correcta en el proceso del negocio”

Saludos

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

EnglishFrançaisDeutschEspañol
A %d blogueros les gusta esto: